Login

Usuario
Password *
Recordarme

AEAFMA (Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales)

Reflexiones a mitad de año

AddThis Social Bookmark Button

En pleno mes de mayo, casi a mitad de año, entrevistamos a Rubén Cabrero, Agente Forestal y presidente de la Asociación Española de Agentes Forestales y Medio Ambientales (AEAFMA). La profesión no pasa por su mejor momento a pesar de las cifras que respaldan las numerosas actuaciones y de ser un cuerpo referente para otros países. Ha pasado un año desde la polémica modificación de la Ley de Montes que llevó a cabo el Partido Popular y de cara a las próximas elecciones se plantean promesas de cambio y mejora para el gremio.

Reflexiones a mitad de año

Foto: eldiario.es

  1. En pleno mes de mayo, llegando casi a la mitad del año 2016, Rubén Cabrero, presidente de AEAFMA lleva ya unos meses como presidente de la asociación nacional. ¿Ha habido algún cambio en estos meses? ¿Está siendo el 2016 un mejor año para los agentes, o peor?

La verdad es que cambios para el colectivo a nivel nacional ha habido pocos, o ninguno. La actual tesitura política que tenemos en el país, sin un Gobierno conformado, no permite conseguir mejoras normativas que, en resumidas cuentas, es lo que necesitan los Agentes Forestales y Medioambientales para poder prestar un mejor servicio público de protección medioambiental. Cabe destacar que, a nivel autonómico, algunas Comunidades como Asturias o Comunidad Valenciana, parecen estar dispuestas a regular por Ley a sus Agentes Medioambientales. Es algo que desde AEAFMA aplaudimos, apoyamos y esperamos que dentro de poco se plasme en un Boletín Oficial.

  1. ¿Qué logros han conseguido en estos cinco meses? ¿Alguna meta personal que quiera alcanzar como presidente para el colectivo durante este año?

Durante estos cinco meses estamos estableciendo una serie de contactos que nos permitan poder trabajar en el momento que la situación política cambie. Así, hemos mantenido reuniones con partidos políticos, fiscalía, grupos ecologistas y conservacionistas, otros colectivos de policía administrativa…y a todos ellos les estamos hablando de los objetivos de AEAFMA para los próximos años que, de momento, están siendo bien acogidos. Dicho esto, no podemos considerar estas reuniones como un logro, sino como una obligación. Los logros esperemos que lleguen después, pero hasta que no estén plasmados en papel oficial, no los ofreceremos como tal.

La meta a alcanzar es sencilla: convencer al futuro gobierno de que la nuestra es una profesión con futuro, que debe ser respetada y reforzada. Hay que dar una salida a la problemática de los Agentes Forestales y Medioambientales y ésta comienza por trabajar en el desarrollo de una normativa que los establezca como protagonistas de la Seguridad Medioambiental.

  1. Estamos ya muy cercanos al verano, ¿Está España preparada para la temporada de incendios?

Nunca estamos preparados para una temporada de incendios forestales. Los factores que influyen son tremendamente variables y hacen imposible aventurar cualquier tipo de predicción. Lo único que podemos y debemos hacer es tratar de estar cada año más formados y acumular experiencia para afrontar los incendios forestales que, en mayor o menor medida, afectarán como cada año a nuestro país. Las Administraciones deben ser conscientes del importante papel que juega nuestro colectivo, siendo el único que interviene en todas las fases del incendio forestal, incluyendo antes y después de que éste suceda: prevención, direcciónde extinción, investigación y control de trabajos de restauración. El primer paso para estar preparados pasa por poner a disposición de los intervinientes la formación y los medios adecuados, cuestión que muchas Comunidades no toman en serio. Desde AEAFMA instamos también a los diferentes Gobiernos autonómicos a constituir (donde aún no existan) Brigadas de Investigación de Incendios Forestales integradas por Agentes Medioambientales: sólo conociendo las causas que provocan los incendios podremos tomar medidas para reducir su número.

  1. Recientemente los Agentes se han manifestado en Toledo. ¿Cuántas manifestaciones harían falta? Hablando de manifestaciones, nos acercamos a las elecciones. ¿Tienen muchas promesas encima de la mesa por parte de los partidos para mejorar la situación del gremio?

Así es, el día 12 más de 200 Agentes Medioambientales salimos a las calles de Toledo. Por vez primera en Castilla-La Mancha una manifestación de Agentes Medioambientales fue convocada de forma unánime por los 4 sindicatos con representación y respaldada por la Asociación autonómica. Es un signo evidente de las nefastas políticas cargadas de falsas promesas que venimos sufriendo y allí se dio una clara muestra de la gran unión de nuestro colectivo en los momentos importantes. Esta ha sido la primera, pero si en las próximas fechas no cambian las políticas llevadas a cabo para con el Cuerpo de Agentes Medioambientales, no tengo ninguna duda de que habrá más.

A nivel nacional nos encontramos en plena campaña electoral y las promesas en estos momentos son el día a día de los despachos del Congreso y las sedes de los partidos políticos. De aquí mi anterior respuesta de que los logros se venden tras ser publicados en los Boletines Oficiales. Lo tenemos claro.

  1. Ley de cuerpos y fuerzas de seguridad del estado. ¿Cómo cambiaría vuestro día a día?

El día a día cambiaría poco, seguiríamos haciendo lo que ya venimos haciendo, pero con una seguridad jurídica mayor y con más y mejores medios. Desde hace unos años, en España se viene legislando y regulando el sistema policial referenciándolo continuamente a la Ley de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad y eso es un claro peligro para los colectivos que no estamos ahí, porque de un plumazo podemos ver sesgadas nuestras funciones y condenado nuestro colectivo al peor de los futuros. Actualmente, esa condición supone para nosotros una barrera difícilmente franqueable para muchos asuntos y quiénes nos han querido atacar con la Ley de Montes lo saben y usarán nuevamente ese mismo argumento en modificaciones normativas posteriores. Nuestra profesión se vería reforzada sin ninguna duda si quedara reflejada en esa Ley como una policía especializada en Medio Ambiente, otorgando a cada Comunidad la posibilidad de desarrollarla y dotarla de medios hasta el punto que crea oportuno.

  1. Recientemente se han dado nuevos casos de agresiones a Agentes. ¿Tenéis miedo? ¿Puedes contarnos la peor situación en la que te has encontrado durante tu carrera?

Efectivamente, el capítulo de agresiones y amenazas a Agentes Medioambientales sigue aumentando de forma notoria, cuestión por la que ya nos hemos reunido con miembros del Gabinete del Ministro del Interior a los que hemos exigido soluciones.

En los últimos seis meses ha habido incidentes graves en Asturias, Extremadura, Comunidad Valenciana, Castilla y León...y seguro que hay más de los que no tenemos constancia. Los Agentes Forestales y Medioambientales deben aparentar ante el ciudadano lo que son: policías de medio ambiente. Para ello es muy importante proveerlos de un uniforme que los identifique correctamente, vehículos convenientemente rotulados con los correspondientes luminosos azules, realización de los patrullajes en pareja e igualmente dotarles de formación y medios de defensa. Las agresiones seguirían existiendo, pero no me cabe duda de que se reducirían en número y estaríamos mejor preparados para afrontarlas.

En cuanto al miedo, teniendo en cuenta que sólo puedo referirme a mí mismo y soy consciente de que compañeros agredidos puedan seguramente tenerlo, yo lo definiría más bien como inseguridad. Somos el colectivo que sin ninguna duda interviene con más gente armada en todo el Estado. Actuamos frente a cazadores furtivos a pecho descubierto y en unas condiciones de aislamiento que no tienen otros cuerpos de policía. Todos podemos entender que ante un incidente en una ciudad vamos a tener 10 coches patrulla de policía en unos minutos. En el campo esto no se da. El que se encuentra el problema siempre es el que llega el primero y en el medio natural, el 99% de las veces ése es el Agente Forestal. No es normal que no recibamos formación en resolución de conflictos y así como que no se nos dote de ningún tipo de medio de defensa.

Personalmente he tenido varias situaciones tensas, como cualquier otro agente, pero por suerte las he podido solucionar con un buen resultado. Quizás la peor de todas es ver cómo te apuntan con un rifle a escasos 10 metros a la una de la madrugada. Te aseguro que esa noche no duermes.

  1. ¿Cómo es un día en la vida de un agente forestal y cómo es la tuya ahora como presidente, qué ha cambiado? ¿Es fácil conciliar la vida personal con la profesional?

Mi día como Agente Medioambiental tiene dos claras facetas: la bonita, la de disfrutar de lo que haces, de ser aquello que de pequeño querías ser y ver, además, que hay mucha gente que de verdad valora tu trabajo y así te lo transmite. La segunda, la fea, es la impotencia que causa ver cómo nuestra profesión tiene que remar siempre a contracorriente. Todo son trabas por parte de la Administración para que realices tu trabajo. Los mejores profesionales son siempre los más perseguidos y los menos capaces llegan muchas veces a los puestos más altos por sus méritos políticos. Compañeros que se compran de su bolsillo medios necesarios para trabajar, que alargan su jornada laboral para llegar donde no se llega por falta de personal, que se forman por su cuenta y con su dinero…es una pena, pero esa es la peor parte de ser Agente Forestal: en la Administración no vas a encontrar ningún apoyo, más bien lo contrario.

En cuanto a la conciliación de la vida personal y laboral es fácil siempre que uno se marque unos límites de dónde termina una y empieza la otra. Yo intento hacerlo, si bien es verdad que presidir AEAFMA hace que tengas que tener un “plus” de disponibilidad para atender los asuntos y las reuniones que vayan surgiendo, las cuáles se dan de forma imprevista y en ocasiones de un día para otro.

  1. Por tratar un tema amable, dentro de poco se celebra un campeonato deportivo en el que participarán policías y bomberos de diferentes países. Al igual que para el resto de cuerpos es necesario contar con unas condiciones físicas, ¿están nuestros agentes forestales en forma?

El próximo mes de junio, del 11 al 19, se celebran en Huelva los VI Juegos Europeos de Policías y Bomberos. AEAFMA va a disponer de un stand durante los días del evento, en el cual pueden colaborar todos los compañeros/as que lo deseen. La Asociación de Andalucía nos está ayudando en la organización. Igualmente la Unidad Canina del Cuerpo de Agentes Medioambientales de Castilla-La Mancha va a realizar varias exhibiciones, por lo que estaremos muy bien representados en ese evento.

Hay Agentes Forestales y Medioambientales que son verdaderos atletas y que están muy bien preparados físicamente y pueden hacer un gran papel en Huelva si se animan a participar. Conozco compañeros con mucho entrenamiento en natación, carreras de montaña, atletismo…les animo a competir.

  1. El deporte es una forma de ocio. ¿Tiene tiempo libre el presidente de la asociación nacional de agentes forestales? De ser así, ¿pasa ese tiempo libre en el campo, realizando actividades en la naturaleza o se refugia en la ciudad para desconectar?

Es cierto que la presidencia de AEAFMA me ha restado tiempo para dedicar al deporte. Antes de asumir el cargo, realizaba deporte casi a diario, mientras que ahora saco tiempo únicamente un par de días a la semana. En los días de descanso normalmente alterno monte con asfalto. Unos días los dedico a hacer senderismo y disfrutar de nuestro precioso patrimonio natural y otros a hacer turismo de ciudad. Nada hay como tapear por los bares del casco histórico de Toledo.

  1. Para terminar, si un joven tiene vocación y quiere ser Agente Forestal, ¿qué consejo le daría?

Lo primero, sería realista con él. Son tiempos complicados. Pocas son las administraciones que se deciden a convocar plazas de Agente Forestal y las que lo hacen, sacan un número reducido. No obstante, le animaría a esforzarse al máximo para conseguir su objetivo, porque pese a todas las trabas que le ponen a nuestra profesión, yo sigo pensando que tiene mucho futuro.