01/06 2019

Los Agentes Rurales podrán llevar pistola en caso de riesgo para su seguridad

AddThis Social Bookmark Button

Fuente: La Vanguardia

Los Agentes Rurales de la Generalitat deberán llevar pistola cuando ejerzan funciones de vigilancia, inspección y control que comporten un riesgo para su integridad y las podrán utilizar únicamente en legítima defensa de acuerdo con los principios de congruencia, oportunidad y proporcionalidad.

Los Agentes Rurales podrán llevar pistola en caso de riesgo para su seguridadAsí se desprende de proyecto de decreto, al que ha tenido acceso Efe, que la consellería de Agricultura ha elaborado para regular el uso de armas por parte de los Agentes Rurales, con el objetivo de que pueda ser aprobado de forma definitiva en el tercer trimestre de este año, dando así respuesta a la reivindicación de este colectivo después de que un cazador matara a dos agentes durante un control en Aspa (Lleida) en 2017.

El proyecto de decreto, que ahora estará quince días en fase de exposición pública para que se puedan plantear alegaciones e impugnaciones, establece que las pistolas o armas de fuego cortas podrán formar parte de la dotación de los Agentes Rurales para casos específicos de sus funciones, en que se puedan enfrentar a un "riesgo racionalmente grave" para su integridad.

Tras el doble crimen de Aspa, la consellería de Agricultura aprobó una instrucción, vigente hasta que se apruebe el decreto ahora en fase de información pública -pendiente de desarrollar desde el año 2003-, que autorizaba a los Agentes Rurales a ir armados y con chalecos antibalas.

El proyecto de decreto ahora impulsado por Agricultura establece que los agentes deberán llevar armas de fuego en el ejercicio de sus funciones de vigilancia, inspección y control que se determinen a través de una instrucción aún por definir, y en los servicios que, por su "conflictividad o dificultad", el inspector o mando presuma la existencia de un "riesgo" en su realización.

Los Agentes Rurales solo podrán utilizar las armas de fuego defensivas "en aquellas situaciones de legítima defensa y de acuerdo a los principios de congruencia, oportunidad y proporcionalidad", que también rigen en la actuación de los Mossos d'Esquadra, según el proyecto de decreto de la consellería de Agricultura.

Para llevar arma de fuego, los agentes deberán realizar y superar los cursos de formación continuada obligatorios, al menos una vez al año, y someterse a pruebas médicas, psicológicas y psicotécnicas de forma regular y obligatoria.

Según este proyecto, los Agentes Rurales también llevarán una porra o bastón extensible como armamento de dotación en los casos de vigilancia y de inspección.

En función de sus tareas, los Agentes Rurales también podrán llevar armas de fuego largas de gestión para las actuaciones destinadas a la captura de fauna, con autorización expresa previa de sus mandos.

La ley que regula los Agentes Rurales en Cataluña, del año 2003, instaba a desarrollar un reglamento sobre el uso de armas, que aún estaba pendiente, por lo que hasta ahora se regulaba su uso mediante instrucciones internas.