Login

Usuario
Password *
Recordarme

AEAFMA (Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales)

La vigilancia da sus frutos

AddThis Social Bookmark Button

Fuente: Diario de Almería

Cazan a un furtivo con cebaderos en la sierra

El dispositivo de vigilancia 24 horas establecido en las sierras por la Delegación de Medio Ambiente para frenar la caza ilegal empieza a dar sus frutos

La vigilancia da sus frutosEl dispositivo especial de vigilancia que se activó hace menos de un mes en la Sierra de los Filabres por parte de la Delegación Territorial de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y cuyo objetivo era frenar la feroz actividad de los furtivos ya ha dado sus frutos. Agentes de Medio Ambiente han logrado frenar la actividad ilícita de aquellos que dicen amar la actividad cinegética pero que por el contrario lo único que hace es dañarla con sus malas artes. Un vecino de la zona, que se dedicaba a capturar especies cinegéticas sin autorización en el término municipal de Senés, ha sido propuesto para sanción tras ser sorprendido con las manos en la masa.

Según explicaron fuentes de la Delegación Territorial de Medio Ambiente, recibida información de un posible punto de captura, los agentes se organizaron para realizar turnos de vigilancia durante toda la semana en un coto de caza. Se trata de una zona donde existe una pequeña torreta utilizada para el aguardo nocturno de especies como el jabalí, el ciervo y la cabra montés. Ésta es una práctica que requiere la autorización de los agentes y que en este caso se realizaba sin la preceptiva autorización administrativa. Las evidencias encontradas en el entorno han permitido a los agentes proceder al decomiso de dos jaulas trampa utilizadas para la captura de animales. El furtivo llevaba en el interior de su vehículo dos bolsas con maíz y trigo, más una garrafa de gasoil. Todo ello se utilizaba para el cebado y la atracción de las distintas especies, junto con piedras de sal que estaban distribuidas por el coto de caza.

En el momento de la intervención, aunque el presunto infractor no estaba practicando la caza en ese momento, se encontraba con una escopeta y munición para la misma en su poder.

Según explicaron a Diario de Almería desde la propia Delegación Territorial de Medio Ambiente, el modus operandi era el siguiente. En los alrededores de la torreta donde se realizaban los aguardos, se disponía el maíz para crear un cebadero y atraer así a las distintas especies de caza. Aprovechando un pequeño punto de agua existente en la zona, los animales se acercaban a beber, momento que se aprovechaba para su captura.

La Junta recuerda que la Ley 8/2003, de flora y fauna silvestre de Andalucía, prohibe expresamente la colocación de trampas para la captura de animales, así como la colocación de cualquier tipo de sustancia para su atracción. Esta práctica conlleva una sanción de económica que decidirá la Junta de Andalucía una vez agotados los plazos establecidos tras la apertura del expediente sancionador.

El delegado territorial de Medio Ambiente, Antonio Martínez, aseguró a Diario de Almería que "el dispositivo de vigilancia que se puso en marcha hace unas semanas se mantendrá activo durante toda la temporada cinegética, por lo que hace un llamamiento a todos los ciudadanos y aficionados a esta modalidad deportiva para que ante cualquier indicio de ilegalidad se comunique a las autoridades pertinentes". Y es que cualquier tipo de práctica prohibida y perjudicial para las especies silvestres que habitan en nuestras sierras es un atentado contra la naturaleza.