Login

Usuario
Password *
Recordarme

AEAFMA (Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales)

Un Guardia Civil se enfrenta a 57 años de cárcel por provocar 20 incendios forestales

AddThis Social Bookmark Button

Fuente: El País

Un guardia civil se enfrenta a 57 años por provocar 20 incendios forestales
Los hechos sucedieron entre el 17 de julio y el 1 de agosto de 2013 en distintos puntos de la región

Un Guardia Civil se enfrenta a 57 años de cárcel por provocar 20 incendios forestalesLa sección 17 de la Audiencia Provincial celebrará a partir del próximo 2 de noviembre hasta el día 11 el juicio contra Enrique L. D. Según la fiscalía, el acusado, que es guardia civil, provocó de forma deliberada y voluntaria, entre el 17 de julio y el 1 de agosto de 2013, 20 incendios en parajes naturales en distintos puntos de región. El Ministerio Público solicita para él una pena de 57 años y seis meses de prisión, además de las correspondientes multas e indemnizaciones a los dueños de las parcelas.

El guardia civil está acusado de un delito de incendio con peligro para la vida o integridad física de las personas, nueve delitos de incendio forestal cualificado, tres delitos de incendio forestal y siete faltas de daños. Todas estas agresiones medioambientales, localizadas entre Navas del Rey, Chapinería, Colmenar del Arroyo y Villanueva de Perales (sierra suroeste), supusieron graves daños en las parcelas afectadas, algunas de ellas consideradas Espacios Naturales Protegidos.

Uno de estos incendios, en el término municipal de Chapinería, se perpetró a 120 metros de una guardería infantil. El recinto escolar, en el que había niños entre cero y tres años, tuvo que ser evacuado de inmediato.

MÁS INFORMACIÓN

Enrique L. D., que estaba destinado al cuartel de Navas del Rey, trajo en jaque a los bomberos y a la propia Guardia Civil durante 15 días por los 20 incendios que provocó en julio de 2013. La actividad pirómana del acusado fue en aumento, tanto que provocó en un solo día hasta ocho incendios.

Junto a un fuego

El arresto se produjo durante el último incendio del que está imputado. Ocurrió el 1 de agosto en una zona entre Navas del Rey y Pelayos de la Presa. Una mujer y un bombero le vieron en las proximidades del fuego, que se declaró por la tarde. La descripción del supuesto autor (joven, estatura media y pelo claro) coincidían con las de Enrique L. D. Otro detalle que le inculpó fue que los siniestros siempre coincidían con sus horas libres. 

Según la Guardia Civil, el método que utilizaba para provocar los incendios era "muy rudimentario". Se limitaba a juntar hojas y las prendía con un mechero o una cerilla. De hecho, los investigadores no vieron preciso ni registrar su vivienda.

Nacido en Melilla, Enrique L. D. estaba soltero y llevaba cuatro años en el cuerpo cuando fue detenido. Era el único de su familia que pertenecía en la Guardia Civil. Su primer destino fue en Madrid capital, pero en cuanto pudo pidió el traslado al puesto de Navas del Rey. Allí llegó en la Semana Santa de 2012. Sus compañeros le vieron muy raro en los días en los que presuntamente cometió los incendios.

El informe policial acredita que el acusado padecía en el momento de los hechos un trastorno complejo de la personalidad con rasgos mixtos, pero conservaba su capacidad cognoscitiva y, por tanto, conocía y comprendía la ilicitud de su conducta. El texto añade que dicho trastorno le llevó a actuar de forma impulsiva en ciertos momentos, por lo que su voluntad pudo verse afectada de “forma leve y moderada”.