Login

Usuario
Password *
Recordarme

AEAFMA (Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales)

Envenenamiento de rapaces

AddThis Social Bookmark Button

Fuente: En Castilla La Mancha

Aparecen 5 milanos reales y otras rapaces envenenadas en un coto de Gerindote (Toledo)
Las encontraron muertas los Agentes Medioambientales en noviembre pasado, pero la investigación en curso provocó que no se conociera antes la noticia

Envenenamiento de rapacesEcologistas en Acción ha denunciado la aparición de cinco milanos reales y otras rapaces muertas por envenenamiento en un coto de caza de Gerindote (Toledo), por lo que ha pedido a la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural el cierre inmediato del coto y que incremente las labores de vigilancia.

Fueron los Agentes Medioambientales quienes se encontraron a los animales muertos en noviembre de 2016, pero Ecologistas señala que se ha demorado en dar a conocer la noticia porque la investigación estaba todavía en curso.

En el coto también localizaron varios cebos, así como algunas cajas-trampa. "Todavía se emplean métodos de control de depredadores como el veneno y las trampas dentro de un coto de caza menor".

La organización recalca que ya están en trámite los expedientes sancionadores y de suspensión de la actividad cinegética en el citado coto, "mientras en el Juzgado de Torrijos se tramita la parte penal del caso".

Es el tercer caso, en tres años, de envenenamiento masivo de aves que afecta sobre todo al milano real en la provincia de Toledo. Una especia, el milano real, que está declarada en peligro de extinción por la creciente merma en sus poblaciones reproductoras. Además, es especialmente vulnerable al veneno, ya que se alimenta de animales muertos y de los restos y despojos que encuentra de forma ocasional.

Es más, "en Castilla-La Mancha su población reproductora está cercana a la desaparición. En 1994 había cerca de 100 parejas censadas, pero en 2014 solo se contabilizaron siete puntos de reproducción, de ellos dos en Toledo".

E insisten en que "se sigue sin hacer lo suficiente para combatir el veneno en provincias como Toledo, donde la ardua labor de los Agentes Medioambientales se ve muchas veces condicionada por el exceso de trabajo y por la lenta tramitación de los expedientes".