Login

Usuario
Password *
Recordarme

AEAFMA (Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales)

Dos muertes y decenas de agresiones

AddThis Social Bookmark Button

Fuente: La Vanguardia

“Los Agentes Rurales hemos recibido perdigonazos y amenazas con armas de fuego a boca de cañón”
El presidente de la Associació Professional d’Agents Rurals de Catalunya, Francesc Coll, relata la consternación en el cuerpo por el asesinato de dos compañeros y denuncia “decenas” de episodios violentos en los últimos años

Dos muertes y decenas de agresionesEl presidente de la Associació Professional d’Agents Rurals de Catalunya (Asparc), Francesc Coll, expresa el dolor de los compañeros del cuerpo por el asesinato en Aspa. El cazador Ismael Rodríguez Clemente, de 28 años, disparó el pasado sábado a los agentes Xavier Ribes, de 43 años y padre de un niño, y David Iglesias, de 39 y padre de una niña. Cada uno de los 500 agentes siente que le podía haber tocado a él. Muchos han vivido momentos de mucho riesgo. Desde su puesto, en la Noguera, cuenta que en los últimos años algunos compañeros han recibido perdigonazos y amenazas con armas de fuego a boca de cañón. Y que la Generalitat no ha reaccionado.

¿Conocía personalmente a David y a Xavier?

Nuestro cuerpo es pequeño. Con David hice un servicio de caza un domingo de hace tres años en la comarca del Segrià, la misma en la que sucedieron los hechos. Y conocía a Xavier porque preparamos juntos las oposiciones en 1998, yo las aprobé y él lo hizo en la de la siguiente promoción. Él es de Lleida. El cuerpo de los agentes rurales es muy pequeñito, nos conocemos todos los de Catalunya. Y los de Lleida todavía más.

La agresión ha sido tan inesperada que hubiera podido tocarle a cualquier otra patrulla.

Estamos dolidos y sentimos que podríamos haber sido cualquiera de nosotros. Muchos compañeros están íntimamente ligados con la familia de David y Xavier y estamos acompañando en el dolor a sus allegados y a los compañeros que patrullaban cada día con ellos, los que se pusieron el uniforme en el mismo vestuario que ellos ese día a las ocho de la mañana. Estamos completamente consternados.

Dos muertes y decenas de agresiones

¿Tienen miedo, algunos agentes?

No. Por ejemplo este lunes al atardecer, subiendo del funeral de Xavier y de David, hubo agentes rurales que fueron a hacer un servicio contra la caza furtiva en Senterada e interceptaron dos furtivos de rebeco y les decomisaron las armas. Miedo no hay, lo que hay es un sentimiento de rabia porque sabíamos que podía pasar y la administración no hacía nada. Todos nos hemos visto alguna vez en situaciones de riesgo con gente armada. Incluso con gente no armada. Hemos recibido perdigonadas y hemos tenido amenazas con armas de fuego a boca de cañón.

A un compañero en el Garraf le obligaron a arrodillarse poniéndole el cañón en la cabeza

¿Algún ejemplo reciente?

Hemos tenido un compañero al que le han hecho arrodillarse en el Garraf poniéndole el cañón en la cabeza, hay una sentencia condenatoria que lo prueba. Otra sentencia en Lleida atestigua que unos cazadores agredieron a unos agentes, se dieron a la fuga y tuvieron que pararlos los Mossos en la autopista. Hay una sentencia de otro cazador en el Segrià que le puso el cañón de la escopeta a un compañero y le dijo: “Si tienes que decomisarla agárrala por el cañón”. Todo esto está documentado. Tenemos decenas y decenas de casos de agresiones y de amenazas en los que la Generalitat no ha reaccionado, aunque nunca habíamos tenido un desenlace tan fatal. Por eso decimos que cualquiera nos vemos identificados. Todos sabíamos que cualquier día iba a suceder una cosa así, aunque no la esperábamos tan dura.

Catorce años después de la aprobación de la ley que regula los Agentes Rurales y después de dos muertos, ¿qué reacción ha tenido la Generalitat?

Es justo decir que el equipo de la consellera Meritxell Serret estaba trabajando desde hace un año en un plan estratégico para sacar el cuerpo del abandono en el que ha estado siempre desde su creación, salvando algunos periodos cortos. Están haciendo lo que debían haber hecho otros gobiernos hace mucho tiempo, como los años 88-90 y el primer tripartito, cuando se apostó por la protección del medio ambiente y un cuerpo de agentes rurales bien organizado. El resto del tiempo es una historia de abandono, de dejadez, de falta de organización. Ahora la Conselleria lleva meses intentando actualizar el cuerpo y apoyarlo. Y con los hechos del sábado lo que hacen es acelerarlo. El proyecto de presupuestos de este año destinaba prácticamente nada a los agentes rurales para desplegar plantilla, probablemente ahora el Govern va a estar más a nuestro lado.

110 agentes pidieron formalmente en 2014 disponer de un arma corta

El reglamento incluye muchos aspectos, entre ellos la equipación. ¿Reclamarán armas o chalecos antibalas?

El cuerpo de agentes rurales siempre ha sido un cuerpo armado. Cuando se transfirieron las competencias en 1983 se transfirió personal con armas. Fue a finales de los ochenta y principios de los noventa cuando se desarmó y aún así tenemos armas de caza que usamos en emergencias cinegéticas para matar jabalíes en zonas urbanas y armas de defensa que se usan en servicios de alta montaña o nocturnos.

¿Cómo ha podido pasar tanto tiempo sin reglamento?

En 2003 cuando se regula el cuerpo por ley en el Parlament se dice que los agentes rurales tenemos el derecho a llevar armas en las funciones que lo requieran y se dice que hay que reglamentar cuáles son esas funciones. Eso es lo que no se ha hecho en 14 años. En 2014 la asociación profesional propuso que los agentes que tuvieran inquietud por su seguridad pidieran de forma individualizada medios y formación, concretamente arma corta para los servicios que fueran necesarios. Hubo 110 agentes rurales que lo pidieron en un escrito formal registrado en la Conselleria que nunca obtuvo respuesta. Y en 2016 se consiguió que el Parlament aprobara una moción que pedía que se desplegara la ley y uno de los puntos destacados era la necesidad de dar formación y medios de defensa y autoprotección. Se tenía que hacer en 2016 y no se ha hecho.

¿Qué piden ahora en concreto?

Que se evalúe con expertos y a la luz de la experiencia que tenemos, que es mucha. También con la experiencia de la muerte de estos dos compañeros, de sus asesinatos. Que se definan para qué funciones hay que llevar medios de defensa y para cuáles no. No pedimos en ningún caso armas para todos los agentes ni para todas las funciones. Sí formación en seguridad y medios de defensa para todos.

¿La ASPARC estudia pedir responsabilidades penales a la Generalitat?

Evaluaremos si hay algunos cargos que tienen responsabilidades penales por la falta de seguridad.

El cazador que disparó ha contado que los dos agentes se le acercaron y le dijeron: “Buenos días, somos del Seprona, descargue el arma”. Y entonces él les disparó. El juez señala que lo hizo desde una distancia muy corta. Conociendo como suelen trabajar, ¿ve veraz el relato?

No. La dinámica de inspección, lo que dice nuestro procedimiento, es que cuando tenemos contacto visual con el cazador y a una distancia a la que pueda oírnos ya le requerimos. Nos presentamos y le solicitamos que descargue el arma. No nos acercamos a él hasta que no hemos visto que ha descargado. Se hace siempre así. Ningún agente rural se acerca a un cazador a un metro si no ha visto antes cómo descarga el arma. Está en el procedimiento y en el día a día.

Ningún agente rural se acerca a un cazador a un metro si no ha visto antes cómo descarga el arma

¿Piensa que hubo algo más que un saludo?

Creo que tenemos una sola versión, porque se ha encargado este asesino de que hubiera solo una. Y la autopsia dice que hubo cuatro disparos y no tres, como dice él, y que la distancia es de entre medio metro y un metro, no cinco o diez o quince que es lo que ha dicho él. Es imposible tener tan buena puntería a 15 metros para acertar dos tiros en la cabeza a dos agentes, dos a cada uno. Los cuerpos estaban entre dos y tres metros separados entre ellos.

¿Alguna hipótesis?

Existe la posibilidad de que los tiros se produjeran en el momento de la intervención o de la comprobación de la capacidad de cartuchos que tenía el arma, porque la distancia de los tiros es la distancia del brazo cuando se requiere la documentación. Una vez comprobada, se comprueba el arma para ver si la capacidad de disparo está limitada a tres tiros. Es un momento de especial riesgo porque hay que cargarla para comprobarlo. Ese podría ser uno de los momentos. Tengo clarísimo, por el procedimiento de los agentes rurales, que ellos no se acercaron al cazador antes de que descargara a menos de un metro, como dice la autopsia que fueron los disparos.

La abogada del cazador insiste en que no recargó.

Solo pido a los medios de comunicación que se tenga en cuenta que se está dando solo la versión del asesino, porque él se ha encargado de que su versión se conozca. Pedimos que cuando empiecen a salir detalles de las investigaciones de los Mossos d’Equadra, que se recupere la información con la misma vehemencia, porque ahora se pregunta a cualquier español y cuenta que el cazador disparó desde cinco metros y eso no se corresponde con lo que están diciendo las autopsias.

Algún compañero suyo equipara lo que ocurrió el sábado con “ejecuciones” .

Estoy de acuerdo con esta afirmación, sí. Por la distancia y los cuatro disparos, lo parece.

Se está dando solo la versión del asesino y no se corresponde con lo que están diciendo las autopsias