Login

Usuario
Password *
Recordarme

AEAFMA (Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales)

Las familias piden 40 años de cárcel

AddThis Social Bookmark Button

Fuente: La Vanguardia

En Lleida
Las familias de los Agentes Rurales asesinados en Aspa piden 40 años de cárcel para el cazador
El abogado sostiene que disparó un tiro a cada agente y luego uno más a cada uno

Las familias piden 40 años de cárcelLas familias de los Agentes Rurales que murieron en enero en Aspa por cuatro disparos de un cazador acusarán de asesinato al joven de Vacarisses que les disparó, Ismael Rodríguez, y pedirán para él una pena de 40 años de cárcel, según el abogado que les representa, Pau Simarro.

Sin entrar a valorar si el arma llevaba tres o cinco cartuchos tiro -algo que espera que aclare el informe de balística- el letrado sostiene que el cazador disparó un tiro a cada uno de los agentes, con los que les derribó y después uno más a cada uno para asegurar su muerte.

El auto en el que el juez de instrucción acuerda la prisión provisional para el cazador, recoge que, preguntado por el número de tiros, el joven dijo que el arma no es susceptible de manipulación para admitir más cartuchos. Un argumento del que el magistrado afirma que “de ser cierto no puede sino concluirse que, tras efectuar los tres disparos, recargó el arma y realizó un disparo más”.

Para Simarro, hay muchas dudas sobre el relato de los hechos que ha dado el cazador. “Nosotros tenemos la impresión de que él no estaba solo, pasó mucho tiempo entre los disparos y la llamada al 112 y en ese tiempo hay llamadas entre los cazadores”, afirma.

Los agentes eran Francesc Xavier Ribes, de 43 años, padre de un niño de 10 años, y David Iglesias, de 39 años y padre de una niña de 7. Uno de los agentes presentaba una herida en la cara y otra en el cuello y el otro una en el tórax y otra en la región parietal, según recoge el auto del juez.

El juez de instrucción que investiga el caso sostiene en su auto que el cazador había relatado que tras efectuar los disparos a los agentes se dirigió corriendo hacia la zona de los coches donde encontró a uno de sus compañeros y le explicó que había matado a dos agentes y que fue este compañero quien avisó a los demás.

Según recoge el auto, el cazador relató también que pasados unos 30 minutos el grupo se dirigió en su coche hasta el lugar donde estaba el vehículo de los Agentes Rurales y desde allí llamó a los servicios de emergencia “sin que ninguno de ellos se acercara al lugar donde se encontraban los agentes”.

El auto recoge que el joven dijo que el arma no es susceptible de manipulación para admitir más cartucho.