Login

Usuario
Password *
Recordarme

AEAFMA (Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales)

El Gobierno de García-Page boicotea la creación de un grupo nacional de trabajo para buscar soluciones a la electrocución de aves

AddThis Social Bookmark Button
SE DESATIENDE EL REQUERIMIENTO DE LA FISCALIA COORDINADORA DE MEDIO AMBIENTE Y URBANISMO NEGÁNDOSE A COLABORAR.

El Gobierno de García-Page boicotea la creación de un grupo nacional de trabajo para buscar soluciones a la electrocución de avesEl ninguneo y la humillación del actual gobierno de Castilla-La Mancha hacia su Cuerpo de Agentes Medioambientales no es ninguna novedad, por desgracia, tampoco lo es su desidia y desinterés por la conservación de la naturaleza, pero estos últimos meses ha superado todos los límites que podíamos esperar.

Recientemente, a iniciativa de la Fiscalía Coordinadora de Medioambiente y Urbanismo, se decide crear un grupo de trabajo para abordar la grave problemática existente en torno a las electrocuciones de aves en los tendidos eléctricos, ya que miles de aves mueren al año en España por este motivo, recordemos que esta cuestión se ha convertido en la primera causa de mortalidad para nuestras especies de aves más emblemáticas y amenazadas como el Águila de Bonelli o el Águila Imperial Ibérica. El problema no es nuevo ni de fácil solución. Además, la cualidad de las aves de moverse grandes distancias y habitar por distintos territorios hace imprescindible una estrategia coordinada y similar en las distintas comunidades.

Precisamente para la búsqueda de soluciones, la Fiscalía, a través de un fiscal nombrado a tal efecto, se pone en contacto con cada una de las 17 comunidades autónomas solicitando su colaboración. Esta colaboración consiste en algo tan simple como que se nombre a un funcionario perteneciente al cuerpo de Agentes Forestales/Medioambientales de cada una de las comunidades para que forme parte de un grupo de trabajo en la materia y sirva de enlace con el fiscal. Después de varios meses de trabajo, la culminación para la creación de este grupo nacional de trabajo se da los pasados días 1 y 2 de junio en una reunión de todos los miembros de este equipo en la Ciudad de Zaragoza.

Pues bien, Castilla-La Mancha no ha nombrado a ninguno de sus agentes para participar en dicho grupo de trabajo, ningún agente ni funcionario de otra índole de esta región acudió a esa reunión y no fue por falta de voluntarios que, desinteresadamente, se ofrecieron para este cometido.

¿Las razones? Ninguna, simplemente se niegan a que sus Agentes Medioambientales, funcionarios pagados con dinero de todos hagan su trabajo. Supone un intento más de bloquear sus posibilidades de actuar como policía judicial, ya no se conforman solo con expedientar los compañeros que ponen ante la justicia delitos tan graves como incendios forestales, ordenación del territorio o furtivismo, si no que tienen el atrevimiento de negar el auxilio cuando son requeridos para ello de nada menos que de la Fiscalía Coordinadora de Medio Ambiente y Urbanismo dependiente del Ministerio de Justicia.

De esta forma, la inexplicable actitud del gobierno de Castilla-La Mancha y más concretamente el Consejero de Agricultura Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, boicotea la posibilidad de poner medidas contra este problema, comprometiendo gravemente la conservación de nuestras especies amenazadas en todo el territorio nacional.

Y es que esta actitud no hace justicia al trabajo que desde hace años vienen realizando sus funcionarios. No importa que Castilla-La Mancha haya sido pionera en la lucha contra este problema existiendo numerosos expedientes sancionadores y habiéndose logrado el aislamiento y modificación de gran cantidad tendidos eléctricos tras el arduo e incesante trabajo del Cuerpo de Agentes Medioambientales, cuestión que, además, comporta una enorme experiencia acumulada de gran valor de cara al intercambio de información con el resto de comunidades.

Así, el gobierno de Garcia-Page se pliega los intereses de las compañías eléctricas y pierde toda su credibilidad cuando pretende hacernos creer que se deben a un compromiso con el medio ambiente, cuya asignatura sigue aún suspensa en este gobierno.

Desde esta asociación exigimos al Gobierno del señor Page que vuelva a la senda de la coherencia, que cumpla lo prometido a esta asociación cuando era alcalde de Toledo y que también prometió delante de cientos de compañeros en el congreso de Agentes Forestales y Medioambientales de 2013, que ordene de inmediato a su consejero de Agricultura que termine con la humillación a este colectivo o mejor, que lo cese directamente y permita que el Cuerpo de Agentes Medioambientales pertenezca a otra consejería donde se le aprecie, valore, aproveche su potencial, asuma con responsabilidad nuestra función de servicio público y se comprometa con este. No debemos estar donde no se nos quiere, donde no se aproveche hasta el último céntimo del dinero invertido por los ciudadanos en el servicio público que damos, donde se obstaculice sistemáticamente nuestro trabajo, carentes de medios y recursos y donde la humillación gratuita al trabajo que realizamos sea la tónica general.