Login

Usuario
Password *
Recordarme

AEAFMA (Asociación Española de Agentes Forestales y Medioambientales)

Detienen a dos personas que pedían 4.000 euros por dos titís de pincel blanco

AddThis Social Bookmark Button

Fuente: Información

En la jungla de internet
La Policía Autonómica y Agentes Ambientales intervienen en Torrellano dos monos protegidos tras infiltrarse en la red para detectar casos de tráfico ilegal de especies
Detienen a dos personas que pedían 4.000 euros por sendos titís de pincel blanco.

Detienen a dos personas que pedían 4.000 euros por dos titís de pincel blancoEl operativo puesto en marcha el pasado año por la Policía Autonómica de Alicante junto con agentes medioambientales de la Generalitat para combatir el tráfico ilegal de especies protegidas o invasoras a través de internet preferentemente continúa dando sus frutos a pesar de las medidas de seguridad que adoptan los vendedores. La última actuación se ha realizado en los últimos días con la detención de dos personas y la intervención en Torrellano de dos monos titís de pincel blanco, ejemplares que han sido puestos en cuarentena por el peligro que conllevan de transmitir enfermedades como el sida, la hepatitis o la tuberculosis. Los monos estaban temporalmente en el Centro de Recuperación de Fauna de Santa Faz y el miércoles fueron recogidos por personal del centro de rescate de animales exóticos Primadomus de Villena.

La actuación conjunta de los agentes medioambientales con la Policía de la Generalitat está dando unos resultados sorprendentes. De hecho, el pasado año intervinieron 1.415 especies protegidas o invasoras y objetos por valor de 30.000 euros y cuya comercialización ilegal fue descubierta en internet. Para ello, los agentes medioambientales, que son los especialistas en la materia, rastrean la red en busca de este comercio ilegal y se infiltran como compradores para destapar a los infractores. Igual que la Policía se infiltra en la red en busca de pederastas u otro tipo delincuentes, los Agentes Ambientales actúan como infiltrados para descubrir a los traficantes ilegales de especies.

Así ha sido el reciente caso de los dos titís de pincel blanco, un mono originario de Brasil del que, como otros primates, está prohibida tanto su venta entre particulares como la posesión. Únicamente está autorizado el intercambio entre centros oficiales, según precisan los expertos que están luchando contra este tráfico ilegal. En uno de los múltiples anuncios que ofertan primates en internet, los agentes medioambientales llegaron a concertar una cita con una persona para adquirir dos monos talapoin. El punto de encuentro fue un establecimiento público de la pedanía ilicitana de Torrellano y allí se presentaron una mujer y un hombre. Los vendedores no llevaron los dos monos talapoin, pero en cambio les ofrecieron a los agentes medioambientales sendos ejemplares de titís.

El precio de cada ejemplar era de 2.200 euros y si compraban los dos se los vendían por 4.000. Los agentes infiltrados se mostraron interesados y la conversación continuó hasta que mostraron los dos monos. En ese momento los agentes medioambientales ya se identificaron y a continuación llegaron los efectivos de la Policía de la Generalitat que estaban siguiendo el desarrollo de la operación en Torrellano.

Los dos monos fueron intervenidos y se levantó un acta de incautación. El hombre y la mujer fueron identificados y esta semana han sido detenidos y puestos en libertad tras declarar ante la Policía Autonómica como presuntos autores de un delito contra la fauna y un delito contra la salud pública.

La venta ilegal de primates en internet ya fue detectada en 2016 pero el pasado año fue cuando se puso en marcha un plan de actuación conjunto y novedoso en el país que está dando buenos resultados a pesar de las «medidas de seguridad brutales» que adoptan los traficantes de especies, según uno de los especialistas. Además de los dos monos decomisados en Torrellano, los investigadores de Alicante intervinieron el pasado año otros dos en L'Eliana.

La Policía de la Generalitat y los agentes medioambientales de Alicante realizaron en 2017 cerca de sesenta actuaciones conjuntas en las que decomisaron 1.415 especies de todo tipo y objetos. Muchos ciudadanos los adquieren por capricho y con total desconocimiento de su prohibición.